lunes, 23 de junio de 2008

La Ley de Atracción ¿porqué no te funciona?

Últimamente he escuchado frecuentes quejas de personas que han leído y aprendido algo acerca de la ley de atracción: ya le he pedido al universo una y otra vez todo aquello que tanto quiero, lo he pensado y visualizado, pero hasta ahora no surge efecto”, para que esto deje de ocurrirte lee con atención el siguiente artículo, pero antes tengo que decirte algo muy importante:
Tú visualizas (siembras en tu mente la imágen y la emoción de lo que buscas y la conviertes en un pensamiento dominante).
En virtud de la Ley de la Atracción llegan a tu mente LOS MEDIOS, LAS IDEAS que habrás de usar para lograr lo que deseas.
Pones en marcha esas ideas y esperas lo mejor.
¿Te das cuenta de que lo que atraes son los medios para obtener lo que deseas?
Ahora bien, continuemos con el tema, te pondré un ejemplo muy sencillo, tu quieres crear una gran cantidad de dinero, sabes que debes visualizarlo y sentir la alegría, igual como si lo hubieras conseguido, lo haces unos minutos al día y todo esto está muy bien y es suficiente para que lo logres y que el universo o energía cósmica universal comience a trabajar para darte lo que deseas, pasa el tiempo y no ves resultados, eso significa que algo está fallando, que algo está mal. Yo te diré cuál es el problema y te daré la solución para que te funcione, el problema no es cómo lo has pedido, el universo es neutro y el problema está en lo que tu piensas después de pedir el dinero. Lo visualizaste y lo sentiste durante unos minutos cada día, pero cuáles fueron tus pensamientos, sentimientos y preocupaciones las otras 12 o 14 horas?
Si estuviste pensando que tenías que hacer muchos pagos y que lo mas seguro es que el dinero no te alcanzaría para pagar todo, o que quisieras comprarte algo y piensas que no lo mereces, que mejor ese dinero lo usarás para guardarlo para cualquier emergencia porque quizá cuando llegue ese día no lo tendrás?
Teniendo ese tipo de pensamientos el resto del día el universo se pone en marcha nuevamente para hacer su trabajo pero invierte la dirección original de tus objetivos de la mañana cuando hiciste tu visualización y se enfocará más en los mensajes que recibe con más frecuencia.
La solución es muy sencilla, tan sólo manténte enfocado la mayor parte del día en lo que tu quieres en vez de en lo que no quieres. El pensamiento que tengas durante la mayor parte del tiempo es el que atraerá o no lo bueno para ti. Sé que en nuestros días tan agitados a veces nos es un poco difícil soñar mientras tenemos preocupaciones de pagar facturas etc. Lo más práctico es rodearte de fotos de lo que quieres conseguir, ten una cuaderno pequeño especial y escríbelo muchas veces y llévalo en tu cartera, pon stickers en tu escritorio, en la refrigeradora, en tu computadora puedes poner imágenes que te motiven a conseguir lo que deseas, puedes hacer una grabación con tu propia voz e ir en el auto escuchándola, invéntate pequeñas cosas que durante todo el día te recuerden la forma que debes pensar para lograr lo que deseas. Siente cómo si supieras que estás realizando tu primera acción para cambiar tu vida y después te darás cuenta de que no querrás parar.
Mira tus imágenes, tu libreta, todo en donde tengas lo que te motive, tan a menudo como puedas y te sentirás mejor e inspirado en ello. Recuerda, ¡Cuanto más tiempo pases focalizado en aquello que quieres, más rápido lo conseguirás!


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Gladys, comprendo lo del articulo, yo estoy en pleno trabajo p aplicar esa ley. pero de estar pensando todo el tiempo en eso q deseamos, no se convertira en una obsesion?

Gladys dijo...

Hola Anónimo, gracias por escribir tu comentario.

Te cuento lo que yo hago con respecto a la lay de atracción, primero visualizo, luego siento, luego pido y después envío al cosmos mi deseo, y ahi lo dejo, como si estuviera flotando, en el aire. Trato de ser conciente de mis pensamientos y al serlo me doy cuenta casi de inmediato cuando estoy pensando negativamente sobre el tema de mi deseo y lo bloqueo automáticamente, asi que mi deseo sigue en el cosmos y no es rechazado por mis pensamientos negativos, de esta manera tampoco tenemos porqué obsesionarnos pensando en todo el tiempo en eso que deseamos.
Este es un trabajo de dia a dia, de minuto a minuto en nuestras vidas pero te aseguro que funciona.

Que te vaya muy bien, un abrazo,

Gladys